Todos los comienzos son siempre malos. Nuestro primer frenchy lo compramos en una tienda de animales. La ignorancia muchas veces hace que se cometan errores, pero siempre desde la ignorancia, nunca desde la inconciencia.

         Desde el primer frenchy hasta el último, hemos aprendido una cosa. Es una raza muy compleja y que deberíamos recopilar toda la información posible para entenderlos mejor.

         Durante un tiempo de solape, viajando a varios países, enriqueciéndonos de las personas con sus conocimientos de años de crianza. Creemos que podemos empezar a poner “nuestro granito de arena” , aportando algo a esta maravillosa y desconocida raza en nuestro país, que por suerte cada día se esta conociendo un poquito mas.

         Aunque nuestra línea esta basada en perros de países bajos, queremos dar las gracias, a las personas que con su amistad y digna de admiración por nuestra parte, nos hacen tener un punto de referencia en la crianza. Enseñándonos que no es todo crear campeones, si no intentar reducir taras genéticas y coseguir frenchys mas sanos (dentro de lo posible).

         Creamos nuestro afijo con cariño y teniendo presente siempre el estándar.